Our Lady of
Guadalupe
Chaplet

 

en español

Chaplet 1
Chaplet 2
The Apparitions of Our Lady of Guadalupe
The Image of Our Lady of Guadalupe

 

1. Chaplet of Our Lady of Guadalupe

Chaplet of Our lady of Guadalupe
View

Our Lady of Guadalupe, Mystical Rose, make intercession for 
our Holy Church, protect the sovereign Pontiff, 
help all those who invoke you in their necessities, 
and since you are the ever Virgin Mary and Mother of the true God, obtain for us from your most Holy Son the grace of keeping our faith, 
of sweet hope in the midst of the bitterness of life, of burning charity, and the precious gift of final perseverance.


Our Father
Four Hail Marys in honor of her four appearances
Gloria

FIRST APPARITION:
Our Lady of Guadalupe appears to Blessed Juan Diego 
and  requests a temple in her honor.
Our Father
Meditation: Our Lady of Guadalupe, my Queen and my Mother, I thank You for your first apparition to Blessed Juan Diego when you revealed that you are the most Pure Virgin Mary, Mother of the True God,
and Mother of all mankind. I thank you for requesting a temple to be built where you stood, to bear witness to your love, your compassion, your aid and your protection for all who would love you, and invoke your help.
Three Hail Marys
Gloria

SECOND APPARITION:
Our Lady of Guadalupe gives Blessed Juan Diego encouragement after his return from the Bishop's house.
Our Father
Meditation: Our Lady of Guadalupe, my Queen and my Mother, I thank you for your second apparition to Blessed Juan Diego when upon his return from the Bishop's house, he knelt in humiliation and defeat before you since he was unable to accomplish your mission. I thank you for the courage and encouragement you gave to Blessed Juan Diego to make a second appeal to the Bishop.
Three Hail Marys
Gloria

THIRD APPARITION:
Our Lady of Guadalupe promises a sign to Blessed Juan Diego 
for the Bishop.
Our Father
Meditation: Our Lady of Guadalupe, my Queen and my Mother, I thank you for your third apparition to Blessed Juan Diego when, after this unsuccessful attempt to have a temple built, you said to him, "So be it son. Return tomorrow in order that you may secure for the bishop, the sign for which he has asked. When this is in your possession, he will believe you; he will no longer doubt your word and suspect your good faith. Be assured that I shall reward you for all that you have undergone."
Three Hail Marys
Gloria

FOURTH APPARITION:
Our Lady of Guadalupe fulfills her promise by showing herself on the tilma of Blessed Juan Diego.
Our Father
Meditation:  Our Lady of Guadalupe, my Queen and My Mother, I thank you for your fourth apparition to Blessed Juan Diego when you ordered him to pick the roses he would find on the summit of the hill and bring them to you. I thank you for arranging them in his tilma when you said, "This cluster of roses is the sign that you shall take to the bishop. You are to tell him in my name, that in this he will recognize my will and that he must fulfill it. You will be my ambassador, wholly worthy of my confidence. Only in the presence of the bishop shall you unfold your mantle and disclose what you carry." I thank you for your image printed on the tilma which appeared when the roses were released.
Three Hail Marys
Gloria

Closing Prayer
Remember O most gracious Virgin Mary that never was it known that anyone that fled to your protection, implored your help or sought your intercession was left unaided. Inspired with this confidence I fly unto you, O Virgin of Virgins, my mother; to you I come, before you I stand sinful and sorrowful. O Mother of the Word Incarnate despise not my petitions but in your mercy hear and answer me. 
Amen


2. Chaplet of Our Lady of Guadalupe


View

CHAPLET OF Nuestra Señora Aparecida, OUR LADY OF GUADALUPE

On the pendant medal say:
Our Lady of Guadalupe, Mystical Rose, make intercession for our Holy Church, protect the sovereign Pontiff, help all those who invoke you in their necessities, and since you are the ever Virgin Mary and Mother of the true God, obtain for us from your most Holy Son the grace of keeping our faith, of sweet hope in the midst of the bitterness of life, of burning charity, and the precious gift of final perseverance.

On the next large bead (or centerpiece), honoring the FIRST APPARITION :
Our Lady of Guadalupe appears to Blessed Juan Diego and  requests a temple in her honor.
Say OUR FATHER
say 4 times HAIL MARY
then GLORY BE

On the next large bead, honoring the SECOND APPARITION :
Our Lady of Guadalupe gives San Juan Diego encouragement after his return from the Bishop's house.
Say OUR FATHER
say 4 times HAIL MARY
then GLORY BE

On the next large bead, honoring the THIRD APPARITION
Our Lady of Guadalupe promises a sign to San Juan Diego for the Bishop
say 4 times HAIL MARY
then GLORY BE

On the next large bead, honoring the FOURTH APPARITION
Our Lady of Guadalupe fulfills her promise by showing herself on the tilma of San Juan Diego.
say OUR FATHER
say 4 times HAIL MARY
then GLORY BE

CLOSING PRAYER
Remember O most gracious Virgin Mary that never was it known that anyone that fled to your protection, implored your help or sought your intercession was left unaided. Inspired with this confidence I fly unto you, O Virgin of Virgins, my mother;
to you I come, before you I stand sinful and sorrowful. O Mother of the Word Incarnate despise not my petitions but in your mercy hear and answer me.
Amen



Apparitions


On December 9, 1531, Our Lady appeared to Blessed Juan Diego, an Indian Christian, whom she sent to the bishop with the request to build a Church in her honor on the hill where she appeared. The bishop asked Juan Diego for a sign to prove that the Virgin had appeared to him. Our Lady appeared to Juan Diego again on December 12 and promised that his uncle would be healed.  To comfort him and encourage him, she spoke these words:

¿No estoy aqui?  
¿No soy tu Madre?
¿No estás bajo de mi
sombra y resguardo?
¿No soy la fuente de
tu alegría?
¿No estás en el hueco de
mi manto,
en el cruce de mis brazos?
¿Qué más has menester?

Am I not here, who is 
your Mother?
Are you not under my
shadow and protection?
Am I not the fountain of
your joy?
Are you not in the folds of
my mantle?
in the crossing of my arm?
Is there anything else you need?

She directed Juan Diego to gather a bouquet of roses that miraculously appeared on a bush nearby (roses do not bloom in the winter cold, not even in Mexico) to present to the bishop. Juan Diego gathered the roses in his tilma. When he opened his tilma before the bishop, the roses felt to the floor, and the bishop was amazed to see the miraculous image of the Mother of God imprinted on the cloak. The image persuaded the bishop to believe what Juan Diego had told him, and the Church was built.


Image of Our Lady of Guadalupe

The figure of Our Lady is surrounded by golden rays; it emerges as from a shell of light, clear-cut and lovely in every detail of line and color. 
The head is bent slightly and very gracefully to the right, just avoiding the long seam. 
The eyes look downward, but the pupils are visible. 
The mantle that covers the head and falls to the feet is a turquoise color with a border of purest gold, and scattered through with golden stars. 
The tunic is rose-colored, patterned with a lace-like design of golden flowers. Below the figure  is a crescent moon, and beneath it appear the head and arms of a cherub, balancing the image about him. 
The rosy terra cotta color of the tunic represents earth; the blue mantle represents heaven meaning: 
Heaven and earth are witnesses to the truth of the apparition message. The dress has intricate floral scroll design in gold.  
In  Nahuatl the designs of gold thread as embroidered flowers of 8 petals represent mountains; the only 4-petal flower on the womb just below sash in the center means life and movement. 
The mantle has a pattern of gold stars that reflect the constellations that were in the sky at the time of the apparition: 10:30 in the morning of December 12, 1531.  

For additional information on the Story of Our Lady of Guadalupe, see:

www.sancta.org



View


Coronilla Guadalupana  

Empezando con la medalla de Guadalupe
Señal de la Cruz y:
S
anta María de Guadalupe, Mística Rosa, intercede por la Iglesia, protege al Soberano Pontífice, oye a todos los que te invocan en sus necesidades.
Así como pudiste aparecer en el Tepeyac y decirnos: "Soy la siempre Virgen María, Madre del verdadero Dios", alcánzanos de tu Divino Hijo la conservación de la Fe. Tu eres nuestra dulce esperanza en las amarguras de esta vida. Danos un amor ardiente y la gracia de la perseverancia final. Amén.

En la cuenta grande, considerar la
Primera Aparición
Sábado 9 de diciembre de 1531, por la mañana.

Frío estaba diciembre, casi invierno,
cuando Juan Diego al Tepeyac subía
aquella mañanita de aquel día
en que lo ungió tu corazón materno.

Le hablaste por su nombre con el tierno
acento de tu voz que es melodía,
le llenaste la sangre de alegría
¡y fuiste Primavera antes de invierno!

- "Juanito, Juan Dieguito, - le dijiste -. 
Soy la Madre de Dios, del Dios Viviente.
Quiero ser el consuelo para el triste
en este suelo que amorosa piso".
......................
Y entrando el indio a tu mirada ardiente,
estrenó en nuestra Patria el Paraíso.

y rezar
Un Padre Nuestro
En las quatro cuentas pequeñas, rezar
 quatro Ave Marías, un Gloria


En la cuenta grande, considerar la
Segunda Aparición

Sábado 9 de diciembre de 1531, por la tarde.

Juan Diego, entristecido, de regreso
ya tarde al Tepeyac llevó su paso;
el obispo, Fray Juan, no le hizo caso,
y vino a referirte aquel suceso.

"Yo ya te obedecí, pero confieso:
soy cola de animal, soy muy escaso
de dignidad, soy hojita, soy lazo.
Mándale a otro mejor, que sepa de eso".

Y Tú le respondiste: - "Es preciso
que vayas tú, mañana, nuevamente,
como un embajador, a dar mi aviso".
......................
Juan Diego lo aceptó. Se fue a su casa,
llevándose en sus ojos solamente,
encendida en los tuyos, una brasa.

y rezar
Un Padre Nuestro
En las quatro cuentas pequeñas, rezar
 quatro Ave Marías, un Gloria


En la cuenta grande, considerar la
Tercera Aparición

Domingo 10 de diciembre de 1531, por la tarde.

Era domingo ya, Juan Diego vino
a traerte la nuevas de ese día:
te contó que el obispo no creía
que fuera tu verdad algo genuino.

Pensó que él era un indio en desatino,
sin embargo, le dijo que quería
una clara señal, con qué podría
aceptar que el mensaje era divino.

Le consoló tu voz, tu voz bonita:
- "Está bien, hijo mío. Ven mañana
a llevar la señal que él necesita.

Así sí te creerá de buena gana.
Pero quiero que sepas, mientras tanto,
que yo se bien pagar: - ¡TÚ SERÁS SANTO!".

y rezar
Un Padre Nuestro
En las quatro cuentas pequeñas, rezar
 quatro Ave Marías, un Gloria


En la cuenta grande, considerar la
Cuarta Aparición

Martes 12 diciembre de 1531, de madrugada.

Fue el martes 12, muy de madrugada,
del más bello diciembre que haya habido,
cuando el pobre Juan Diego, compungido,
te mostraba su alma desgarrada.

Se le muere su tío. - ¿Quién se apiada?
- "No tengas pena. Ya está fortalecido.
¿No ves que soy tu Madre?, ¿Has entendido?
¡Nada debe afligirte! ¡Nada, nada!

"Sube ahora a la cumbre, trae las rosas
que al obispo enviaré como evidencia
de mis claras palabras amorosas".
......................
Juan Diego fue al prelado casi en vuelo,
la prueba le entregó, y en su presencia
a la tilma bajaste desde el Cielo.

y rezar
Un Padre Nuestro
En las quatro cuentas pequeñas, rezar
 quatro Ave Marías, un Gloria


Oración Final

Acuérdate, oh misericordiosísima Virgen de Guadalupe, que ninguno de los que han acudido a tu protección, implorando tu asistencia y reclamando tu socorro ha sido abandonado por tí. Animado con esta confianza a tí acudo, Oh Virgen Madre! y aunque gimiendo bajo el peso de mis pecados, me atrevo a comparecer ante tu presencia soberana. No deseches Oh Madre de Dios! mis humildes súplicas, antes bien inclina a ellas tus oídos y dignate atenderlas favorablemente. Amén.


View


Nuestra Señora de Guadalupe

La Virgen de Guadalupe, Año 1531

Cómo sucedió la aparición de la Virgen en Guadalupe.

Tomado del escrito indio Nican Mopohua del siglo dieciséis 

Un sábado de 1531 a principios de diciembre, un indio llamado Juan Diego, iba muy de madrugada del pueblo en que residía a la ciudad de México a asistir a clase de catecismo y a oír la Santa Misa.  Al legar junto al cerro llamado Tepeyac amanecía y escuchó que le llamaban de arriba del cerro diciendo: 
"Juanito, Juan Dieguito".

Él subió a la cumbre y vio a una Señora de sobrehumana belleza, cuyo vestido era brillante como el sol, la cual con palabras muy amables y atentas le dijo: 
"Juanito: el más pequeño de mis hijos, yo soy la siempre Virgen María, Madre del verdadero Dios, por quien se vive. Deseo vivamente que se me construya aquí un templo, para en él mostrar y prodigar todo mi amor, compasión, auxilio y defensa a todos los moradores de esta tierra y a todos los demás amadores míos que me invoquen y en Mí confíen. Vas donde el Señor Obispo y le manifiestas que deseo un templo en este llano.  Anda y pon en ello todo tu esfuerzo".

"Ten seguro que te agradeceré bien y te lo pagaré. Vas a merecer que yo te recompense el trabajo y fatiga con que procuras hacer lo que te encomiendo".

Él se arrodilló y le dijo: "Señora mía, voy corriendo a cumplir lo que me has mandado. Yo soy tu humilde siervo". Y se fue de prisa a la ciudad y en derechura al Palacio del Obispo que era Fray Juan de Zumárraga, religioso franciscano.

Cuando el obispo oyó lo que le decía el indiecito Juan Diego, no le creó. Solamente le dijo: "Otro día vendrás y te oiré despacio".

Juan Diego se volvió muy triste porque no había logrado que se realizara su mensaje. Se fue derecho a la cumbre del cerro y encontró allí a la Señora del Cielo que le estaba aguardando. Al verla se arrodilló delante de Ella y le dijo: "Señora, la más pequeña de mis hijas, niña mía, expuse tu mensaje al Sr. Obispo, pero pareció que no lo tuvo por cierto.  Comprendí por la respuesta que me dio que pensó que quizás que es una invención mía que Tú quieres que te hagan aquí un templo, y que eso no es una orden tuya. Por lo cual te ruego que le encargues a alguno de los principales que le lleve tu mensaje para que le crean, porque yo soy un pobre hombrecillo, el último de todos. Perdóname que te cause esta gran pesadumbre. Señora y Dueña Mía".

Ella le respondió: 
"Oye, hijo mío, el más pequeñito, es preciso que tú mismo solicites y ayudes a que con tu mediación se cumpla mi voluntad.  Mucho te ruego, hijo mío, y aún te mando, que otra vez vayas mañana a ver al Sr. Obispo. Dile que yo en persona, la siempre Virgen María, Madre de Dios, te envía, para hacerle saber mi voluntad: que deben hacer aquí el templo que les pido".

Pero al día siguiente el obispo tampoco le creyó a Juan Diego y le dijo que era necesaria alguna señal maravillosa para que se pudiera creer que sí era cierto que lo enviaba la misma Señora del Cielo.  Y lo despidió.

El lunes Juan Diego no volvió al sitio donde se le aparecía Nuestra Señora, porque su tío Bernardino se puso muy grave y le rogó que fuera a la capital y le llevara un sacerdote para confesarse. Él dio la vuelta por otro lado del Tepeyac para que no lo detuviera la Señora del Cielo, y así poder llegar más pronto a la capital. Más Ella le salió al encuentro en el camino por donde iba y le dijo: 
"Ten entendido hijo mío,el más pequeño, que no es tan importante lo que te asusta y aflige. No se entristezca tu corazón ni te llenes de angustia. 
¿Acaso no estoy yo aquí que soy tu Madre? ¿Acaso no soy tu ayuda y protección? No te aflijas por la enfermedad de tu tío, que en ese momento ha quedado sano.
Sube ahora a la cumbre del cerro y hallarás distintas flores. Córtalas y tráelas".

Juan Diego subió a la cumbre del cerro y se asombró muchísimo al ver tantas y exquisitas rosas de castilla, siendo aquel un tiempo de mucho hielo en el que no aparece rosa alguna por allí, y menos en esos pedregales. Llenó su poncho o larga ruana blanca con todas aquellas bellísimas rosas y se presentó a la Señora del Cielo. Ella le dijo:
"Hijo mío, esta es la prueba que llevarás de parte mía al Sr. Obispo. Te considero mi embajador, muy digno de mi confianza. Ahora te ordeno que sólo delante del Sr. Obispo despliegues tu manta y descubras lo que llevas. Contarás todo lo que viste y admiraste para que puedas inducir al prelado, con objeto de que se construya el templo que he pedido".

Juan Diego se puso en camino, ya contento y seguro de salir bien. Al llegar a la presencia del obispo le dijo: "Señor, hice lo que me mandaste hacer: Pedí a la Señora del Cielo una señal. Ella aceptó. Me despachó a la cumbre del cerro y me mandó cortar allá unas rosas y me dijo que te las trajera. Así lo hago, para que en ellas veas la señal que pides, y cumplas su voluntad. Helas aquí".

Desenvolvió luego su blanca manta, y así que se esparcieron por el suelo todas las diferentes rosas de castilla, se dibujó en ella y apareció de repente la preciosa imagen de la Virgen María, Madre de Dios, tal cual se venera hoy en el templo de Guadalupe en Tepeyac. Luego que la vieron, el Sr. Obispo y todos los que allí estaban se arrodillaron llenos de admiración. El prelado desató del cuello de Juan Diego la manta en que se dibujó y apareció la Señora del Cielo y la llevó con gran devoción al altar de su capilla. Con lágrimas de tristeza oró y pidió perdón por no haber aceptado antes el mandato de la Señora del Cielo.

La ciudad entera se conmovió y venían a ver y admirar la devota imagen y a hacerle oración y le pusieron por nombre la Virgen de Guadalupe, según el deseo de Nuestra Señora. Juan Diego pidió permiso para ir a ver a su tío Bernardino que estaba muy grave. El Sr. Obispo le envió un grupo de personas para acompañarlo. Al llegar vieron a su tío que estaba muy contento y que nada le dolía. Y supieron que había quedado instantáneamente curado en el momento en que la Sma. Virgen dijo a Juan Diego: 
"No te aflijas por la enfermedad de tu tío, que en este momento ha quedado sano".

El señor Obispo trasladó a la Iglesia Mayor la santa imagen de la amada Señora del Cielo. La ciudad entera desfilaba a admirar y venerar la Sagrada Imagen, maravillados todos de que hubiera aparecido por milagro divino; porque ninguna persona de este mundo pintó su preciosa imagen.

(hasta aquí el relato indio del siglo XVI)



La imagen de la Virgen de Guadalupe se venera en México con grandísima devoción, y los milagros obtenidos por los que rezan a la Virgen de Guadalupe son tan extraordinarios que no se puede menos que exclamar: "El Poder divino está aquí".

El Papa declaró a Nuestra Señora de Guadalupe como "Patrona y Emperatriz de América". Su fiesta se celebra el 12 de diciembre.

Un hecho inexplicable (Tomado de "El Catolicismo" 25 de octubre de 1981).

Los asombrosos descubrimientos que se han hecho acerca del Cuadro de la Virgen de Guadalupe en México, tienen pasmados a los científicos.

Últimamente se ha formado una comisión de científicos para investigar los fenómenos inexplicables de esta tela que era la ruana o poncho del indio Juan Diego.

Lo primero que llama la atención de los expertos textiles es que esta manta se haya podido conservar durante siglos, expuesta al polvo, al calor y a la humedad, sin que se haya deshilachado ni se haya desteñido su bella policromía. Siempre estuvo así expuesta a todo, a la topa tolondra, y sólo desde hace unos años la cubrieron con un vidrio.

La tela está hecha con una fibra de ayate mexicano que se descompone por putrefacción a los veinte años, como ha sucedido con varias reproducciones de la imagen que se han fabricado en esta misma clase de tejido. Y sin embargo este lienzo lleva cuatrocientos cincuenta años desde el tiempo de Hernán Cortés, sin desgarrarse, ni descomponerse, y por causas inentendibles a los expertos, es refractaria a la humedad y al polvo.

La pintura que cubre la tela es otro misterio. El sabio alemán Kuhn, que es premio Nobel en Química, ha estudiado esta pintura, y su respuesta dejó atónitos a los oyentes: "estos colorantes no son ni minerales, ni vegetales, ni animales".

Se podía pensar que la tela resistía tanto porque la habían colado y
preparado de manera especial como a otras pinturas famosas para que tuviera gran resistencia.

Pero el sabio Callagan, de la NASA, de Estados Unidos la ha estudiado con aparatos de rayos infrarrojos y ha descubierto que la tela no tiene ningún engomado ni preservante, y que no se puede explicar cómo esas pinturas han resistido cuatro siglos en un lienzo tan ordinario. Con estos rayos infrarrojos se ha descubierto que la imagen no tiene esbozos previos como se ve en los cuadros de Rubens y Tiziano, sino que fue pintada directamente, tal cual se la ve, sin tanteos ni rectificaciones.

La imagen no tiene pinceladas. La técnica empleada es desconocida en la historia de la pintura. Es inusual, incomprensible e irrepetible.

LA PUPILA DE LA VIRGEN: LO MÁS INEXPLICABLE: Un famoso oculista, Lauvvoignet, examinó con un poderoso lente la pupila de la Virgen, y la observó maravillado que en el iris se veía reflejada la imagen de un hombre. Esto fue el principio de una investigación que condujo a los más inesperados descubrimientos.

La digitalización consiste en que si se fotografía la pupila de una persona, con una máquina poderosa y especial, en la fotografía queda todo lo que esa persona está viendo en el momento de tomar la foto. El Dr. Tosman, especializado en digitalización, o sea en averiguar por medio de fotos lo que la persona está viendo, le ha tomado fotografías a la pupila de la Virgen de Guadalupe. Las amplía miles de veces, y logra captar detalles imposibles de ser captados a simple vista. Y los detalles que aparecen en las fotografías de la Virgen de Guadalupe son: Un franciscano en cuyo rostro se ve deslizarse una lágrima; un hombre con la mano sobre la barba en señal de admiración; otro indio en actitud de rezar; unos niños y varios religiosos franciscanos más. O sea todas las personas que según la historia de la Virgen de Guadalupe escrita hace varios siglos, estaban presentes en el momento en el que apareció la sagrada imagen.

Lo que es radicalmente imposible es que en un espacio tan pequeño como la córnea de un ojo situado en una imagen de tamaño natural, aún el más experto miniaturista lograra pintar todas esas imágenes que ha sido necesario ampliar dos mil veces para poderlas advertir.

¡Inexplicable! Fue lo que exclamaron los expertos al conocer la respuesta del sabio alemán Kuhn cuando comprobó que los colores de esta pintura de la Virgen de Guadalupe no eran ni minerales, ni vegetales, ni animales.

¡Inexplicable! Exclamaron los sabios norteamericanos Smith y Callagan al comprobar que esta pintura carece de pinceladas y que esta tela que ha durado 450 años sin dañarse no tiene ningún preparativo que la conserve así.

¡Inexplicable, radicalmente inexplicable! Exclama el especialista Tonsman al referir en sus conferencias que con su máquina fotográfica de "digitalización" ha logrado encontrar en las pupilas de la Virgen de Guadalupe las imágenes de todas las personas que estaban presentes en el día de su aparición. 

"Hay que respetar las diversas formas de devoción que la Iglesia ha venido aprobando a través de los siglos. Devociones de acuerdo con el temperamento, los sitios, los tiempos y la manera de ser de los fieles.
(Concilio Vaticano)

No temas. 
¿No estoy yo aquí que son tu madre? 
¿No estás por ventura en mi regazo? 
No te apene ni te inquiete cosa alguna.

 

 

 


Library of Rosary and Chaplet Prayers

Copyright © 2006-2008 by
Via Rosa Rosaries, Devotional Chaplets, Rosary Beads, and Catholic Gifts

Catalog of Rosaries, Chaplets, Jewelry
Devotions ~ Books ~ Contact ~ Links ~ Prayers ~ FAQ
Catholic Rosary Parts